Lo mexicano y la mexicanidad

El calendario mexicano está lleno de fiestas de diferente naturaleza que le permiten al mexicano y al amante de la cultura mexicana…

"…rebelarse y dialogar con la divinidad, la patria, los amigos o los parientes. Durante esos días el silencioso mexicano silba, grita, canta, arroja petardos, descarga su pistola al aire. Descarga su alma. Y su grito, como los cohetes que tanto nos gustan, sube hasta el cielo, estalla en una explosión verde, roja, azul y blanca y cae vertiginoso dejando una cauda de chispas doradas. Es noche los amigos, que durante meses no pronunciaron más palabras que las prescritas por la indispensable cortesía, se emborrachan juntos, se hacen confidencias, lloran las mismas penas, se descubren hermanos y a veces, para probarse, se matan entre sí. La noche se puebla de canciones y aullidos. Los enamorados se despiertan con orquestas a las muchachas. Hay diálogos y burlas de balcón en balcón, de acera a acera. Nadie habla en voz baja. Se arrojan sombreros al aire. Las malas palabras y los chistes caen como cascadas de pesos fuertes. En ocasiones, es cierto, la alegría acaba mal: hay riñas, injurias, balazos, cuchilladas. También eso forma parte de la fiesta. Porque el mexicano no se divierte: quiere sobrepasarse, saltar el muro de soledad que el resto del año lo incomunica. México está de fiesta. Y esa Fiesta, cruzada por relámpagos y delirios, es como el revés brillante de nuestro silencio y apatía., de nuestra reserva y hosquedad.” –Octavio Paz, El laberinto de la Soledad-


El mexicano festeja la vida y celebra la muerte, quizá por ello una de las fechas más significativas en el calendario festivo mexicano es precisamente el Día de los Muertos.

Durante esta festividad, la muerte está presente en todas las casa mexicanas como lo describe Octavio Paz:

«Adornamos nuestras casas con cráneos, comemos el Día de los Difuntos panes que fingen huesos y nos divierten canciones y chascarrillos en los que ríe la muerte pelona, pero toda esa fanfarrona familiaridad no dispensa de la pegunta que todos nos hacemos: ¿Qué es la muerte? (…) en un mundo intrascendente, cerrado sobre sí mismo, la muerte mexicana no da ni recibe, se consume a sí misma, y a sí misma se satisface (…) La muerte mexicana es estéril, no engendra como la de aztecas y cristianos».


15 y 16 de septiembre

La noche del 15 de septiembre  es común escuchar en las principales plazas públicas de México el grito: ¡Viva México! Como marca del sentimiento de la nación para celebrar el aniversario de la Independencia de México (16 de septiembre de 1810). Sobre este grito de júbilo, Octavio Paz escribió: ¡Pobres mexicanos, que cada 15 de septiembre gritan por espacio de una hora para callar el resto del año! ¿Qué opinas sobre la frase del escritor mexicano?

Además del grito conmemorativo, en la fiesta mexicana hay música, baile y por supuesto ¡comida mexicana! El guacamole no puede faltar.


Imprimir   Correo electrónico